Sobre Nosotros

banner_nosotros

El Instituto de Ciencia Política fue fundado en 1969 con el propósito de desarrollar el estudio científico de las estructuras, procesos y contenidos políticos que se desarrollaban en Chile y el mundo. La Universidad de esta manera dio el paso de crear la primera unidad académica dedicada específicamente al estudio de la Ciencia Política en el país, reconociendo la autonomía, la independencia y la creciente importancia de la disciplina para el análisis científico de los procesos políticos y las relaciones internacionales. De esta manera en un primer momento quedo integrado a la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales, para posteriormente incorporarse al Área de Ciencias Humanas.

Durante sus 46 años de existencia, el Instituto de Ciencia Política ha promovido el cultivo de la Ciencia Política en 4 grandes áreas: Política Comparada; Relaciones Internacionales y Defensa; Teoría Política, y más recientemente, Políticas Públicas. En el contexto de las actividades en esas áreas, el Instituto de Ciencia Política ha generado un Programa de Postgrado a través del Magíster, y otro de Pregrado, que otorga una Licenciatura en Ciencia Política y el Título Profesional de Cientista Político. A partir del año 2007 se comienza a impartir también el programa de Doctorado en Ciencia Política. El Instituto es el único centro del país que ofrece los tres niveles académicos en la disciplina, realizando un importante aporte al desarrollo de la ciencia política en Chile, que sin lugar a dudas, ayudó a que nuestro país fuera la sede del 21° Congreso Mundial de Ciencia Política, en julio de 2009.

El Instituto lleva a cabo actividades de investigación y extensión que han tenido una amplia difusión en los medios académicos y en la opinión pública. Muchas de estas actividades se reflejan en su Revista de Ciencia Política, fundada en 1979 e indexada a ISI en 2008. Asimismo mantiene relaciones de cooperación con reputados centros universitarios extranjeros, con los cuales tiene un intenso intercambio de profesores y alumnos, llevando a cabo actividades académicas en conjunto con ellas, que han permitido conocer la labor investigativa y docente del Instituto, tanto dentro como fuera del país.

Asimismo se ha mejorado sistemáticamente la infraestructura propia, gracias a la obtención de recursos por medio de sus actividades de investigación como al apoyo de instituciones nacionales e internacionales, logrando formar así la biblioteca más completa del país en la disciplina. Dicha labor de investigación y recopilación de material se ha visto favorecida por la acción del Centro de Documentación Política, el cual ha realizado desde 1984 un trabajo diario de selección y clasificación de información de prensa; y el Centro de Documentación de la Unión Europea, creado en 1991, que recibe semanalmente publicaciones y documentos económico-comerciales, políticos, culturales e institucionales comunitarios. La condición del Instituto de Ciencia Política de ser depositario oficial en Chile de la documentación editada por órganos centrales y especializados de la Unión Europea fue alcanzada por medio de un concurso abierto en Bruselas a fines de ese año.

Paralelamente, en el proceso de transición desde un régimen dictatorial a uno democrático, el Instituto asumió el papel de enriquecer el debate político mediante contribuciones científicas. Con ese fin se realizaron distintos simposios y seminarios para el estudio y el debate sobre pensamiento político, la transición hacia la democracia y la realidad política contemporánea, destacando en 1986 el Simposio Internacional sobre Democracia Contemporánea, donde se expusieron numerosos trabajos sobre teoría democrática, instituciones democráticas y el proceso de transición a la democracia, siendo significativo esto en un momento en que todavía no se producía el plebiscito de 1988. Los resultados de estos encuentros se tradujeron en tres libros editados por el Instituto: Oscar Godoy (ed.), Hacia Una Democracia Moderna: la Opción Parlamentaria, 1990, Ana María Stuven (ed.), Democracia Contemporánea: Transición y Consolidación, 1990, y Oscar Godoy (ed.) Cambio de Régimen Político, 1992.

Instaurada la democracia en nuestro país, las investigaciones de los académicos se orientaron a temáticas como la calidad y profundización de la democracia, trasladando su trabajo desde la esfera de lo público hacia la academia y la investigación empírica. En los últimos 10 años, la planta académica creció en forma exponencial, debido entre otros factores, a la consolidación de la disciplina en el país y el interés de las nuevas generaciones por estudiar ciencia política, convirtiendo al Instituto en un polo de atracción para jóvenes académicos formados en prestigiosas Universidades Norteamericanas. Es así como las nuevas contrataciones académicas se realizaron a través de llamados internacionales permitiendo reclutar profesionales de primer nivel, con una amplia red de contactos internacionales y sumergidos en los nuevos temas de investigación en Ciencia Política. El nuevo equipo de académicos e investigadores proporcionó al Instituto fortaleza académica, vínculos internacionales y generó un polo de atracción en América Latina.

Las diversas actividades de extensión, la investigación de sus académicos, la publicación de la Revista de Ciencia Política y el Journal of Democracy en Español; y la encuesta LAPOP (Proyecto de Opinión Pública de América Latina) realizadas por el Instituto de Ciencia Política, la Pontificia Universidad Católica de Chile se hace presente en la vida pública chilena y cumple con la función de contribuir con los medios que posee, a la resolución de las distintas problemáticas que presenta Chile y el mundo en los inicios de este siglo XXI.